El proceso de corrección de textos: haz que tus contenidos brillen con luz propia

Seguro que ya eres consciente de lo importante que es cuidar la ortografía de tus textos en Internet. Lo que quizá aún no conoces es la enorme utilidad que pueden tener los servicios de corrección ortográfica y gramatical como garantía de que tus contenidos, sean del tipo que sean, tengan la calidad que se merecen.

El proceso de corrección de un texto implica varias fases y tiene en cuenta diversas cuestiones. Si todavía no has descubierto el valor añadido que puede proporcionar a cualquier empresa o particular este tipo de servicio profesional, es el momento de descubrirlo.

¿Por qué recurrir a la corrección de textos profesional? Todas sus ventajas

Empecemos por el principio: ¿de qué va a servirte invertir en la corrección de tus textos?

Optimiza tus contenidos

En primer lugar, has de saber que el papel de un corrector profesional es mucho más importante de lo que en principio puede parecer. Más allá de dotar a tus contenidos de la máxima calidad ortográfica y gramatical, este profesional es capaz de otorgarles mucha más frescura, naturalidad y claridad.

Analiza tus textos desde otro punto de vista

Además, hay que tener en cuenta que, cuando centramos la vista en lo mismo reiteradas veces, la objetividad se pierde. Tras leer repetidamente el texto que uno mismo ha escrito disminuye la capacidad para encontrar posibles errores. Por mucho que el autor del texto sea buen conocedor de las normas lingüísticas.

Es un experto y conoce las particularidades de la lengua

Por otro lado, no son pocos los que se limitan a dejar en manos de un corrector automático la corrección de sus contenidos. Olvidan que la lengua está viva y en constante evolución. Y que en ella intervienen tantos factores subjetivos que no es posible garantizar la corrección de un texto solo con una herramienta informática, por muy bien diseñada que esté.

Adapta cada texto a su objetivo, público y contexto

Por último, no hay que olvidar que quien escribe un texto sabe perfectamente lo que desea transmitir, pero sus lectores no. En este sentido, la corrección de textos servirá para adaptar el original hasta que el resultado exprese exactamente lo que quiere decir su autor.

Los distintos tipos de corrección

Ahora bien, a la hora de encargar la corrección de un texto hay que tener en cuenta que no existe un solo tipo de corrección. Al contrario, son tres las clases de corrección que un corrector profesional puede efectuar sobre cualquier clase de contenido, en función de las necesidades de sus clientes. Hablamos de la corrección ortotipográfica, la corrección de estilo y la corrección de pruebas. En lo que se considera un proceso de corrección completo, se realizan en este orden:

1. La corrección de estilo

Es la que se considera básica para cualquier texto, y consiste en:

  • Corregir cualquier error o imprecisión léxica, sintáctica o gramatical que exista en el contenido.
  • Asegurar que el texto cumpla con todas las normas y usos establecidos.
  • Suprimir las reiteraciones y reducir la repetición de términos.
  • Dotar de la máxima fluidez posible al texto, con los conectores y signos de puntuación que se consideren necesarios.
  • Adecuar el contenido a las reglas o normas de estilo establecidas, si existen.

En resumen: no se trata únicamente de corregir un texto, sino de hacerlo más comprensible, fluido y adecuado a su contexto.

2. La corrección ortotipográfica

En ocasiones, la corrección de un texto se ciñe solo a este apartado, el ortotipográfico. Sin embargo, los profesionales de la corrección saben bien que esta revisión debe realizarse una vez que se ha terminado la corrección de estilo. ¿Por qué? Porque es habitual que, tras esta primera fase, hayan pasado desapercibidos ciertos fallos o errores.

Concretamente, la corrección ortotipográfica se encarga de:

  • Solventar los errores ortográficos y de puntuación que se hayan podido encontrar.
  • Ajustar el texto a las normas lingüísticas generales.
  • Vigilar el cumplimiento de otras normas no tan estrictas, como pueden ser el uso de mayúsculas o minúsculas, las abreviaturas, las cursivas o la escritura de cantidades.
  • Determinar, gracias al conocimiento y experiencia del corrector, qué expresiones funcionan mejor en cada tipo de texto.
  • Asegurar la correcta presentación del texto (si ya está maquetado), en lo que a alineaciones, numeraciones y espacios en blanco se refiere.

3. La corrección de pruebas

La corrección de pruebas tiene lugar en los más avanzados y profesionales procesos de corrección. Consiste en visualizar el texto ya finalizado, tal y como va a ser presentado o publicado, y asegurar que:

  • Se han realizado en las fases anteriores todos los cambios requeridos.
  • No se han cometido errores precisamente tras introducir las correcciones pertinentes.
  • Los elementos gráficos son los adecuados y tienen la suficiente calidad.
  • Todos los enlaces funcionan correctamente, si existen y si el texto se va a presentar en formato electrónico.

Como ves, el proceso de corrección de textos va mucho más allá de la mera revisión ortográfica y gramatical. Al contrario, el corrector será el encargado de dotar a tus contenidos de todo el brillo que buscas que tengan. Todos sabemos que un texto correctamente escrito es siempre más y mejor valorado. Y no solo por los lectores, sino también por Google.

Y tú, ¿revisas ya la corrección de tus textos antes de publicarlos?

2 comentarios en “El proceso de corrección de textos: haz que tus contenidos brillen con luz propia

  1. Anónimo dijo:

    Muy bien explicado. Es un servcio cada vez más necesario, dado el deterioro que se está produciendo en la calidad de la escritura.

  2. Júlia dijo:

    Muchas gracias por tu comentario 🙂 Sí, a veces no somos conscientes de lo importante que es ofrecer contenidos de calidad, sobre todo si queremos proyectar una imagen profesional y cuidada.

Deja un comentario